EXPANSION.COM

Los bufetes incrementaron sus plantillas un 3% en 2014 y este año están subiendo las contrataciones. Los expertos en selección creen que los ajustes ya han terminado y que el empleo seguirá creciendo.

Lejos parecen quedar ya los años de los grandes ajustes en los despachos de la abogacía de negocios en España. La mala situación económica y el descenso de operaciones hizo temblar las estructuras de muchas firmas sobredimensionadas y con muchos socios entre los que repartir los menguantes beneficios. Sin embargo, la llegada de la inversión extranjera y el aumento de operaciones de mercantil, que avanza ya una recuperación en el sector -argumento respaldado por los principales líderes de los bufetes hace unas semanas en EXPANSIÓN- ha hecho que el empleo en el sector legal vuelva a la senda del crecimiento.

Durante el año 2014, las plantillas de las 60 firmas con más facturación en España crecieron un 3% -en 2013 solo habían aumentado un 0,9%- y según los expertos consultados por este diario, en 2015 el nivel de contrataciones está creciendo más y se puede situar en el 5% óoel 6%. “Claramente este otoño se presenta como uno de los más atractivos y activos de los últimos años. Muchas empresas están aumentando sus departamentos legales a la par que los despachos necesitan masa crítica para dar respuesta al aumento de la carga de trabajo”, explica Alejandro Kress, director asociado de Shilton Sharpe Quarry.

Perfiles demandados

Los bufetes están mostrando más interés en contratar perfiles de letrados de fusiones y adquisiciones, y está al alza inmobiliario. “Pero con la máxima exigencia. Es decir, que aporten valor y resultados de manera clara. Deben de ser abogados y letrados referentes en el mercado, pero estos fichajes son complejísimos, porque los buenos están muy cuidados en sus despachos”, explica José Ignacio Jiménez, socio director de Talengo.

Silvia Pérez-Navarro, socia directora de Iterlegis, añade que además de fusiones y adquisiciones, “se están contratando también en mercados de capital y derecho financiero. Y el perfil más demandado por las firmas son abogados sénior de entre seis y ocho años de experiencia, además de socios -segmento que había decrecido mucho en los últimos años-.

Incluso, la entrada de juniors en las bases de las grandes firmas, que se había ralentizado en los últimos años, también está despegando y los graduados están teniendo, en general, menos tiempo en el dique seco al acabar.

Los expertos en selección coinciden en que las Big Four son los despachos que más están creciendo. “Tienen un plan de crecimiento mundial de sus negocios no core, y se benefician además del talento descontento en los despachos tradicionales por la menor promoción a socios”, apunta Jiménez.

“Los crecimientos seguirán siendo esperados en las Big Four, si bien los despachos anglosajones también están en fase de contratación, aunque menos. Los grandes nacionales y los medianos, salvo en recién titulados, no darán mucho que hablar en el mercado este año”, asegura Ignacio Bao, presidente de Signium International.

Promociones a socio

Lo que sigue sin despegar son las promociones a socio, lejos de las alegrías de la época precrisis. “Son pocas porque se han endurecido mucho los parámetros financieros, especialmente en firmas internacionales. También están desapareciendo los socios profesionales por tema de contingencia laboral y también para repartir el riesgo y variabilizar la retribución al máximo. La formula de una parte variable cada vez más importante es otra tendencia destacable. Los planes de carrera son más meritocráticos (no sujetos a antigüedad) y se premia más a los perfiles más comerciales y generadores”, explica Javier Moreno, socio director de Iuris Talent.

Otro de los aspectos importantes es la retribución. Los cazatalentos más importantes del sector legal coinciden en que no ha disminuido con la crisis, sino congelado. “Tanto en los despachos del Magic Circle y en el resto de internacionales, así como en los españoles, los salarios son parecidos y no han disminuido y, en el caso de las Big Four, algunas han hecho un esfuerzo al alza para fichar talento. Lo que sí ha cambiado sustancialmente es cómo se distribuye el salario. Desde la crisis, una parte importante de la retribución total forma parte del variable y se ha mantenido”, comenta Paula Fuentes, socia directora de F&B Consultores.

Leer noticia